En nuestra Residencia Madre Carmen, de la Fundació Nen Déu, seguimos a pie de batalla por la situación con el Covid-19. Luchando por la superación día tras día de todas las situaciones, sentimientos, decisiones y gestiones que vienen dadas en esta etapa tan extraordinaria para todo el mundo.

Primero de todo aplaudimos a las personas que viven en ella y que, a pesar de estar en disonancia con sus rutinas y vida en el hogar, se esfuerzan mucho, respetan y tienen paciencia frente a todo lo que viene dado en momentos, sobretodo, la añoranza que, a veces, queda apaciguada con una videollamada a la familia.

Pero nuestro personal de la Fundación está jugando un papel imprescindible que fomenta la paz y calma interior tanto de los residentes como de ellos mismos.
El día a día está acompañado de una serie de acontecimientos que consiguen mantener la unión y el apoyo entre todos y para todos: sesiones de musicoterapia, clases de zumba, momentos para bailar, de expresión corporal, y también de expresar en grupo lo que hay que sacar de dentro, ya sea la tristeza, ya sea reír.

Dinámicas que permiten que toda prevención esté presente, porque esto no se ha acabado, continuamos priorizando la salud y el bienestar de las personas con discapacidad intelectual y física que viven a nuestra Residencia de Tiana, continuamos haciendo familia día a día, a pesar del Covid-19.

Aprovechamos para agradecer de todo corazón al CAP de Tiana por todo el apoyo médico, de seguimiento, ayuda y cercanía que nos dan. Gracias a todo nuestro personal de la Fundación Nen Déu y a todas las personas que están dando su apoyo.

#YoPriorizo, y tú, ¿también lo haces? Prioriza un minuto de tu tiempo con nosotros y ayúdanos a continuar: