mejorar-autoestimaLa autoestima es la evaluación que hace cada persona de sí mismo, es un conjunto de sentimientos o creencias. Depende de los comentarios que recibimos de otras personas y también de los éxitos que vamos obteniendo. Es muy importante tener una buena autoestima para afrontar los retos de la vida con seguridad en uno mismo y optimismo. La baja autoestima es uno de los síntomas que acompañan al bajo estado de ánimo. Como la autoestima no es estable sino que puede ir cambiando, los padres y los maestros pueden ayudar a mejorar la autoestima de los niños.

¿Cómo podemos hacerlo?

· Elogiar al niño en público y nunca reñirle delante de otras personas.
· En las escuelas, no decir las notas de los niños en voz alta para evitar comparaciones entre compañeros y que aquellos con notas más bajas se sientan avergonzados.
· Fijarnos en las cualidades y capacidades del niño, que se le da bien? Todas las personas destacamos en algo. El niño debe tener claro cuáles son sus puntos fuertes.
· Evitar el verbo «ser» y sustituirlo por «estar». Por ejemplo, nunca decir a un niño «eres un vago porque nunca trabajas», se puede decir «en este momento estás siendo muy poco trabajador y quisiera que trabajaras más».
· Elogiar a los niños no sólo por el resultado obtenido sino por el esfuerzo realizado. No decirle a nuestro hijo que le haremos un regalo si logra llegar a una nota determinada, sino premiarlo (no hace falta que sea material) en función de su esfuerzo.
· Es muy importante valorar a cada persona en función de sus puntos fuertes y puntos débiles y no comparar con el resto. Cada persona es única, con unos puntos fuertes a explotar y unos puntos débiles a mejorar.
· Ayudar al niño a fijarse objetivos que pueda conseguir. Los objetivos deben ser realistas ya corto plazo.
· Dedicar un tiempo sólo para el niño en el que se sienta especial.
· Dar un modelo positivo de autoestima al niño.
· Evitar adverbios como «siempre» o «nunca». Por ejemplo, no decir al niño «nunca haces lo que te digo», sino «algunas veces no haces lo que te digo y quiero que obedezcas más a los padres».
· Es primordial crear un ambiente sano en casa evitando las discusiones delante del niño.
· Ayudar al niño a transformar los pensamientos negativos y poco realistas sobre sí mismo en otros más positivos. Hacerle pensar en los éxitos que conseguido.
· Ayudando al niño a ser más autónomo y dándole responsabilidades que sabemos que puede hacer también mejoramos su autoestima.

«En realidad son nuestras decisiones las que determinan lo que podemos llegar a ser, mucho más que nuestras propias capacidades «. J.K. Rowling

Anaïs Barcelona Esteban
Psicóloga infanto-juvenil – col. 16.183